Él no puede vivir sin ellas, ni ellas sin él: House, la pasión femenina, en Divinity