Lágrimas, confesiones y medidas drásticas, el próximo lunes