Celia: “La suerte es para los débiles y yo no soy de acomodarme. No me hace falta”