Reyes y Esther alucinan con la habitación y el armario de Dulceida