Esther, a punto de abandonar: "Subirme a un tacón me cuesta porque yo no llevo"