Marlene y Miriam no tienen ni idea de quiénes son Cleopatra y Frida Kahlo