Esther, a Marlene: "Tienes una cara de ajopuerro todo el día"