Las aspirantes de Dulceida, a la carrera con tacones... y ropa prestada