Madame de Rosa prepara la prueba en el rincón más especial de su casa: el vestidor