Conrad y Daniel se deshicieron del coche