Lammily, la muñeca con medidas reales y celulitis que quiere cargarse a Barbie