Lecciones de estilo y –erotismo- que nos dio Anita Ekberg