Hasta ocho guardaespaldas y locura adolescente: Silvestre nos cuenta cómo sobrellevó el fenómeno Duque