Oya se refugia, de nuevo, en su profesor