Juan Ramón Lucas, amante de los caballos