Eliza y Arthur, cada vez más unidos