El esperado reencuentro de Eliza y Arthur termina con la terrible humillación de la vendedora de flores