Jonathan y Eliza se hacen inseparables, pero el regreso de Arthur lo cambia todo: "Es el príncipe"