Adriana Ugarte, sin ropa y sugerente en la cama de un hotel de Nueva York