El Duque, modo oficinista