De Gea y Edurne no quieren crecer