El Studio 54 vuelve a brillar