El US Open se juega con el pelo alborotado