Vanessa Hudgens perdió el estilo