Wayfarer, sólo para valientes