Los niños que sí pudieron hacerse con un Goya