Si quieres un Emmy, vete de negro