Elia no puede parar de llorar tras cantarle al chico que la dejó plantada en París