Lana sigue soñando con André hasta que le golpea la realidad