Los mejores, y a la vez peores, diez minutos de la vida de Lana