Natalia, cada vez más pendiente de Pablo