María y Ricky, más cerca que nunca