Las lágrimas de David: "Soy un cobarde"