Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Qué es eso que Britney Spears no puede dejar de mirar?

Y es que desde que su pichoncito Jason Trawick tiene una clara obsesión, y aprovecha cualquier excusa para tuitearse un azucarado comentario sobre lo feliz que es con su churri y enseñar su objeto estrella.
Y es que desde que su pichoncito Jason Trawick le pidió matrimonio no deja de lucir manita. Está como una niña con zapatos nuevos, vamos, que se ha calzado la alianza a rosca y ahora ya no hay quien se lo saque. Desde que hace menos de un mes oficializó vía redes sociales que pasaría por la vicaría por tercera vez, da la sensación de que se ha realizado una transfusión de sirope y no deja de tuitear lo rabiosamente feliz que es al lado de su último churri. La última vez que ha fardado de joya, esta misma madrugada, asegurando: "¡No puedo dejar de mirarlo!".
Ver más de: