Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cerezuela y Moyá, una presunta boda sorpresa que no asombra a nadie

Las imágenes de la boda de Carolina y Carlos dan mucho juego. Más allá del vestido de la novia, el supuesto secretismo y lo mona que es su hija, descubrimos que Carolina y su madre están a punto de cogerle el testigo a Ana Obregón y la suya.
Hay titulares que uno no entiende y que encima se repiten en varias revistas, como si en la nota de prensa hubieran apuntado algo falso y luego los demás se hacen eco sin reflexionar en el asunto. En ¡Hola! anuncian a bombo y platillo la 'boda sorpresa' de Carolina Cerezuela y Carlos Moyá en Mallorca. El término 'sorpresa' tiene muchas connotaciones pero, bueno, calificar así un enlace en el que hay mogollón de invitados, que ocurre en Mallorca que, sin ánimo de ofender, no es Bali ni Polinesia, sino una isla muy mona pero que está a 60 euros de distancia de la península, y de la que se hace eco casi toda la prensa del corazón, pues no parece que pille muy desprevenida a la gente...
Pero bueno, da igual. El caso es que los dos son bonísimos, la hija un primor, el vestido de Carolina bastante feo y ese invento de llevar las alianzas en una bolsita de tela que la novia tuvo que deshacer (yo hubiera sido incapaz, con los nervios) bastante desacertado. Hay que tener mucha templaza para ponerse a desatar nudos en un momento así.
Pero lo más destacado de la ceremonia son dos asuntos. Por una parte, descubrir que la madre de la novia, a la que ya conocíamos por una campaña de publicidad que hace con su hija, cada vez se parece más a Carolina. Entre que ella empieza a cumplir años, que su progenitora se los quita a pinchazo de bótox y que tienen el mismo peinado, empiezan a parecer gemelas, en una mimetización similar a la que sufrieron en su momento Ana Obregón y su madre. Desde aquí aconsejamos que, para evitar incómodas confusiones, las mujeres de la misma familia eviten acudir a la misma clínica de estética y al mismo peluquero, que luego nos liamos.
Pero lo mejor de la noticia de ¡Hola! son las fuentes. Las nuevas tecnologías se han convertido en lo que antes en periodismo se llamaba documentación y confidentes. La Wikipedia sustituye a las biografías oficiales y Twitter a la entrevista en directo o con allegados al objeto de la noticia. En Hola comentan que Carolina había puesto en esta red social: "Cuando todo haya pasado os contaré detalles. Estoy feliz hoy es un día mágico. Gracias por todo ¡estoy feliz!" y que, por su parte, Moyá había colgado: “Hola amigos. Me ha costado cuatro años, pero por fin he cazado a @carolinacerezuela”. Qué bonito con arroba y todo.