Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cibeles, día 2: fotos, vídeos y análisis

Amaya Arzuaga, Oliva, Lemoniez... Nos dejan con un sabor de boca muy 'urban'.
La colección de Ailanto, aunque correcta, no parece haber dejado a los diseñadores bucear en sus almas creativas. Grises, negros y ocres para una colección que, por su contención, pasará sin pena ni gloria a los anales de la moda española.

Ailanto

Una pantalla proyectaba fuegos artificiales al final del desfile de Andrés Sardá, que celebraba los 50 años de la marca. "Dance With me" era lo que se leía antes de dar comienzo el espectáculo, que pretendía mostrar lencería y moda de baño al ritmo de bailes del mundo: tango, mambo, dance, flamenco...
Andrés  Sardá
Hay segundas líneas tan soberbias que empequeñecen a quienes se pavonean a su alrededor. Es el caso de Amaya Arzuaga, que guarda para París lo más potente y entrega migajas (eso sí: de oro) en MBFWM.

Amaya Arzuaga

Hay segundas líneas tan soberbias que empequeñecen a quienes se pavonean a su alrededor. Es el caso de Amaya Arzuaga, que guarda para París lo más potente y entrega migajas (eso sí: de oro) en MBFWM.

Roberto Torretta

El ‘leit motif’: reinterpretar los básicos. Las modelos, que parecían personajes de Mad Men (siendo eso un halago), salieron a ritmo de Videogames – es la segunda vez que ponen a Lana del Rey en lo que va de MBFWM- con vestidos con vuelo, ceñidos o hasta los pies.

Juanjo Oliva

Rosa palo y tonos teja como puntos de color en una marea en blanco, negro y gris. Prendas ideales para un cóctel de trabajo, o el primer día en la oficina. Así ha sido el desfile de Ángel Schlesser.

Ángel Schlesser

Cualquier personaje de época interpretado por Keira Knightley podría haber llevado los vestidos que proponía Miguel Palacio. Tampoco extrañaría encontrar alguno de los modelos en esas estupendas tiendas vintage de París o Londres, o incluso verlos recreados en un intrigante film noir.

Miguel Palacio

Los labios azules son un nexo común, vibrante y quizá demasiado ‘robaplanos’ en una colección dividida en tres etapas: la primera en la que se exploran los cierres de las piezas (botoneras en el lateral, ausencia de caderas....), la segunda en da un mínimo pie al cromatismo con un estampado geométrico en azul y rojo (blusas, faldas, vestidos...) y la tercera en la que se hace fundido a negro con todo tipo de LBD (little black dresses).

Lemoniez