Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Duquesa es más hippie de lo que creemos

Aunque han pasado muchos años desde esta foto, Cayetana de Alba sigue igual. Siempre ha sido una hippie y una amante de los canes. 'Flashito', su actual mascota, lo puede contar.
No hay fotografía de la Duquesa de Alba que nos deje impasibles. Coco y yo hemos buceado hasta encontrar este posado de los años setenta que es una maravilla. Cayetana de Alba es Grande de España por Historia y hippie por naturaleza. Sólo ella puede seguir teniendo y manteniendo esta postura tirada en el diván fumando un cigarrillo y con su perro (el de entonces) en su regazo. Quería que observarais detenidamente esta foto porque en ella se esconde la clave secreta del poderío que sigue teniendo hoy.
Siempre ha tenido ese alma de hippie, de alma libre, de vividora, de me-importa-un-pito-lo-que-digan y noble lenguaraz por ese aire de mujer segura de sí misma y lozana. No hay más que mirarla para saber que ha venido invitada por la vida, aliviada de prejuicios y resquebrajada de complejos. Siempre ha sido así y siempre ha tenido perros. Nada que ver con esos nombres estirados que posaban con los “chuchos” como si fueran lacayos a su servicio. Ella, Cayetana Fitz-James Stuart, podría haber sido una feliz vendedora de pulseras ibicenca, de ésas que siempre andan acompañadas de una mascota sin correa, viven tostadas por el sol y cambian de novio cada año. Algo así ha sido porque de amores ha ido, dicen, bien servida y de perros también.
Conocemos a “Flashito”, un perrito faldero que acompaña a Cayetana siempre y que es casi tan famoso como ella. Flashito está mayor y ya ni ladra a los periodistas por la costumbre y por la edad. Un perro que me gustaría que descubrierais en esta web en la que daban detalles hasta de su estado de salud. Flashito no es un perro cualquiera, no sólo por ser aristocrático sino porque tiene hasta página de fans en Facebook. ¡¡Una locura que tiene de uñas a mi Coco!! ¡¡Celosa!! Yo sé que su come come es que Flashito tiene todas las bendiciones de Palacio y que es atendido por todas las personas que circulan por el Palacio de Linares, el de Marbella, el de Ibiza y vete tú a saber cuál mas. Flashito es un animal con pedigrí y disfruta como nadie de la vida de palacio. Cuentan que al perro le gusta estar a solas con la Duquesa: tanto celo tiene de su dueña, que cuando se acerca alguno de los sirvientes… ¡ladra!
-Flashito salió en el HOLA- me recuerda Coco.
-Sí, posando como Papá Noel, ¿tú quieres?
-Tú que crees…
-Haremos lo posible Coco, haremos lo posible…
-Yo prefiero –mi mascota duda- otro tipo de disfraz. Me gustaría salir tipo American Beauty llena de pétalos de rosas…
Me noquea Coco. Por último: Flashito no ha sido el único. Chiqui fue el nombre del anterior perro que tuvo la Duquesa, un mestizo que sacó de la calle.
Ver más de: