Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Quiénes son 'los Mercadona'?

Los reyes de las 'marcas blancas' amenazan ya al histórico liderazgo de El Corte Inglés. Analizamos el arbol genealógico de los dueños de este imperio: los 'Roig'.
Son los reyes de las 'marcas blancas'. Su modelo de producción y su gestión empresarial, un ejemplo de estudio en los MBA. Su cifra de negocio en 2009 -14.402,37 millones de euros- ya amenazaba el histórico liderazgo de El Corte Inglés y se espera que la de 2010 sea aún mejor. Tal es su alcance que Zapatero mandó llamar a su presidente para la reciente reunión que mantuvo con los empresarios españoles más destacados. ¿Quiénes son los poderosos dueños de este imperio? Analizamos el árbol genealógico de 'los Mercadona'.
La historia del emporio comienza como tantas otras. Aprovechando la coyuntura económica de principios de los ochenta, Juan Roig Alfonso y tres de sus hermanos compraron a sus padres ocho carnicerías convertidas en ultramarinos. Hoy, Juan es el presidente de la empresa y accionista mayoritario junto con su esposa, Hortensia Herrero Chacón. Los dos controlan alrededor del 78% de Mercadona. Es decir, manejan una fortuna que se estima en torno a los 6.000 millones de euros.
Juan y Hortensia se conocieron en la facultad de Económicas de una universidad valenciana, a finales de los años sesenta. En alguna ocasión, Juan se ha declarado un mal estudiante que siguió adelante para impresionar a su novia: "Tuve la suerte de conocer a Hortensia. Era mucho más estudiosa que yo y eso me motivó a estudiar más si quería salir con ella". Nunca un noviazgo universitario fue tan rentable.
La pareja tuvo cuatro hijas a las que han sabido situar convenientemente, pese a que Juan en una entrevista afirmaba que ellas "tienen las mismas oportunidades que los 61.000 empleados de Mercadona para dirigir la empresa, ya que la propiedad se hereda, pero el puesto de trabajo no". De momento ninguna ha alcanzado el cargo más alto, pero tres de ellas, Amparo, Hortensia y Juana, son vocales del consejo y una de ellas, Carolina, vocal-secretaria.

Hortensia junior se casó en 2007 con Jesús Ferrer Pastor, hijo de un prestigioso abogado valenciano. Los dos estudiaron Derecho y ejercen como abogados. A la boda acudió Francisco Camps, presidente de la Generalitat, investigado por  la trama de corrupción Gürtel. También se dejó caer por el matrimonio de Amparo Roig con Antonio Cabedo, hijo de la condesa de Salvatierra de Álava, Elena Barber. Enlaces de lo más oportuno con una lista de invitados que incluía a la flor y nata valenciana.
De las otras dos, Juana y Carolina, se sabe que la última fue fallera mayor del Convento Jerusalén en 1994. Esta falla se alzó con el primer premio de la Sección Especial el pasado mes de marzo. El próximo año, Juana será la fallera mayor de esta misma falla, a la que solo accede gente de dinero. En Valencia, ser fallera mayor de determinadas fallas es un orgullo que  no todo el mundo puede permitirse.
El segundo abordo en la cadena de supermercados más amada por el pueblo español es el hermano pequeño de los Roig, Fernando. Posee el 11, 42% de la compañía (a medias con su mujer, la pintora Elena Negueroles), además de ser el presidente del Villareal CF, uno de los pocos equipos de fútbol –junto al Getafe- de una ciudad pequeña en Primera División. También preside Valmor Sport, relacionado con la trama Gürtel (aunque sus directivos lo niegan), y gestor de la Fórmula 1 en Valencia - designada a dedo por Camps según cuentan. Y por si esto era poco, preside Pamesa Cerámica. Su esposa es miembro del Consejo Valenciano de Cultura.
Los tentáculos de 'los Mercadona' abrazan al poder, la alta sociedad, el deporte y hasta las fallas, esas intocables valencianas. Pero además, han conseguido ganarse una reputación inmejorable sobre su trato con los trabajadores –aunque parece que no es oro lo que reluce- y, lo más importante, hacerse indispensables en la cesta de la compra de unos españoles con cada vez menos poder adquisitivo.