Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Orlando Bloom guarda los trajes de sus películas para Flynn

El retoño de Miranda Kerr y Orlando Bloom no verá los estrenos de las películas que le han dado la fama a su padre más que en DVD, pero Bloom ya lo tiene todo pensado. Ha guardado los trajes que ha lucido en cada interpretación.
No se puede negar que a Orlando Bloom, desde que fue papá a principios de este año, le ha cambiado la vida. Ahora se ha sabido que, pensando en su retoño Flynn, guarda todos los trajes que ha usado en las diferentes películas en las que ha aparecido.
Algunos de ellos son míticos, como el que lució en la saga de 'El Señor de los Anillos', interpretando al elfo, Legolas o el que ha llevado en los rodajes de 'Piratas del Caribe' en su papel del joven y valiente Will Turner. Su último papel, hasta el momento, es el del Duque de Buckingham, que aparece en 'Los Tres Mosqueteros'. Todos ellos, y alguno más, podrá ponérselos Flynn llegado el momento. Un bonito recuerdo de su padre que tendrá para siempre.
Quién sabe si con esto de guardar las ropas de los distintos personajes en los que se ha convertido, el pequeño de Kerr y Bloom no sigue los caminos de papá y opta también por la actuación. Por el momento, vemos que serviría para cualquiera de las profesiones de sus padres. Tan sólo tiene siete meses y ya está para comérselo.
La pareja parece vivir uno de los mejores momentos de su vida: felices en lo personal y en lo profesional. Las últimas instantáneas captadas por los fotógrafos nos muestran una cena de lo más familiar en Australia, país natal de Miranda, con los abuelos de ella.
Orlando Bloom y Miranda Kerr se conocieron en el 'backstage' de un desfile de la firma Victoria's Secret en 2006. Lo suyo fue amor a primera vista. Tras tres años de noviazgo decidieron darse el 'sí, quiero'.