Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pataky muestra poco de su boda y nos enseña cómo no hace surf

Aunque la exclusiva de la revista no muestra apenas fotos del enlace, tenemos que tragarnos las clases de surf de la nueva pareja, en plan Barbie y Ken.
A estas alturas ya se ha dicho casi todo lo posible sobre la boda de Elsa Pataky y su Chris. Pero lo que no se ha comentado es que la exclusiva del ¡Hola! habla más bien tirando a poco de la boda en sí y al final llena mogollón de páginas con fotos bastante absurdas de los novios haciendo cosas con su uniforme pertinente para cada ocasión, como unos Barbie y Ken perfectos. De la boda boda hay dos fotos, en las que sale la novia posando como todas las novias del mundo que ya le vale, teniendo en cuenta que se ha ido al quinto pino y que está vendiendo una exclusiva. Las fotos probablemente se hicieron antes o después del enlace y seguramente Chris estaba haciendo cosas de hombres.
Pero el presunto reportaje de la boda viene acompañado por una serie de imágenes de la luna de miel. Las esenciales son las de la pareja haciendo surf. Rectifico: las de súper Chris practicando ese deporte que tanto se cultiva en su Australia natal y Elsa sonriendo todo el rato, pero sin levantarse en la tabla ni aunque la maten. El reportaje consiste básicamente en ambos llevando la tabla y charlando como dos enamorados y en Chris (del que incluyen una foto que permite que apreciemos sus abultados músculos bajo el traje de neopreno) surcando las olas, con Elsa tumbada sobre la tabla y nadando para ver si consigue pillar una ola, algo que no debió lograr porque si no ya tendríamos un testimonio gráfico de ello. Del reportaje sacamos algunas conclusiones y nos hacemos varias preguntas. La primera ¿Por qué les retratan haciendo surf si la pobre Elsa no tiene ni la menor idea? La segunda ¿es necesario irse al Indico a casarse? Respecto a las conclusiones, la esencial, que la diferencia de estatura no es un impedimento para el amor, si no, que se lo pregunten a ellos, que Elsa mide 1,61 y Chris (que se nota que ha hecho de Dios Thor) pues 30 centímetros más, nada más y nada menos.