Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sara e Iker: una mente, dos cuerpos

Misma tarde, dos escenarios. Una entrevista a Iker Casillas y una acto publicitario con Sara Carbonero han evidenciado el grado de afinidad de la pareja y su confluencia de pensamiento.
La pareja del año tiene mucho más en común de lo que nos querían hacer ver. Tanto perseguirle ella a él por detrás de las porterías y tanto pasear él por delante del micrófono de ella ha terminado uniéndoles de manera casi mística. Una sola mente para dos cuerpos que ya piensa, siente y se expresa al unísono.
 
 
[silvi 37713]
Mismo día, jueves por la tarde, y dos escenarios diferentes.
Una entrevista radiofónica a Casillas y una presentación con Carbonero, que será la nueva imagen de la marca deportiva Puma, han servido para mostrar el grado de afinidad al que está llegando la pareja.
Separados por la distancia pero unidos en el pensamiento, los enamorados han empleado la misma expresión para referirse a sus respectivos momentos profesionales.
En una entrevista concedida a la cadena COPE, el portero del Real Madrid aseguraba, cuestionado por la imparable racha del Barça, que "ha sido una moda y las modas pasan". Lejos de allí, la reportera y presentadora de deportes de Telecinco entraba en directo en Sálvame desde una presentación de Puma. A la pregunta del presentador, Jorge Javier Vázquez, sobre si era consciente de estar convirtiéndose en modelo para muchas mujeres, Carbonero respondía así: “Son modas y confío en que pasen".
Esta mímesis de ideas bien podría ser sólo el principio de una fusión total de la pareja. ¿Se calzará los guantes Sara para hacer las crónicas a pie de campo?, ¿Lavará Casillas con Pantene sus ondulados cabellos antes de cada partido? Claro que los más escépticos podrían agarrarse al clásico y triste argumento de la ‘simple casualidad’.
En cualquier caso, sea coincidencia o puro amor por telequinesia, lo que sí sabemos es que la pareja Casillas-Carbonero es una moda que aún está muy lejos de pasar.