Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sebastián tiene razón: No a la corbata en verano

Bono ha abroncado al ministro Sebastián por no llevar lazo al cuello, pero el 'dios protocolo' no ve ningún problema en dejar la corbata en casa cuando los rigores del verano se imponen.
Sebastián, el Ministro sin corbata, tiene razón. Al menos eso dice la Escuela Internacional de Protocolo, que no ve ningún problema en que los ilustres acudan al hemiciclo sin la tradicional prenda cuando los rigores del verano se imponen. Bono se queda solo en su cruzada encorbatada, aunque no es el único que defiende el nudo a muerte. Preguntamos a los expertos cómo hacer frente al termómetro sin parecer un caballero menos formal.
La polémica está servida. Es julio, los termómetros marcan su dictadura, el hemiciclo del Congreso ronda los 27-28 grados y dos compañeros del mismo partido debaten en público sobre normas de etiqueta, con lo que desmienten dos tópicos: que los de izquierdas tienen todos 'look' okupa y que los caballeros no se interesan por su imagen.
El rifirrafe fue creciendo en intensidad. Que si "agradezco mucho a los diputados que utilizan corbata porque así me ayudan a mantener la disciplina" (Bono a Sebastián), que si "el Primer Ministro japonés tampoco la lleva en el Parlamento" (Sebastián a Bono), que si esto no es Japón y además seguro que sí se la pone "delante del Emperador" (Bono replica). Y así. Para rematar con un contundente "nada tiene de civilizado pasar calor" de Sebastián.
Los expertos en protocolo lo tienen claro y le dan la razón al de Industria. "Es lícito llevarla y no llevarla, es más una decisión personal, pero desde luego no pasa nada por no ponérsela en verano. No hay ninguna norma, ley o tratado de protocolo que especifique su obligatoriedad y nosotros abogamos por el ahorro de energía", explica Gerardo Correas, presidente de la Escuela Internacional de Protocolo. Aunque puntualiza: "Sí hay etiquetas para momentos concretos, sobre todo si el que organiza un evento lo especifica", añade.
Esta no es sin embargo la primera vez que se enzarzan en la misma polémica. Hace tres años Bono le hizo llegar una corbata a Sebastián mediante un ujier al comprobar que era el único que no la llevaba, echando por suelo su intento de predicar con el ejemplo tras aprobar una medida que permite a los funcionarios de Industria no llevar corbata excepto si acuden a actos oficiales. Y después de subir a 24 grados el aire acondicionado de su ministerio para ahorrar energía. Corbacho se solidarizó con él al día siguiente del encontronazo, recogido en todo la prensa.
El experto insiste: "No se especifica etiqueta para los miembros del Congreso más allá del sentido común", dice Correas. Incluso el Rey Juan Carlos en Mallorca y Barack Obama han recibido visitas oficiales en julio y agosto sin lazo anudado al cuello. De hecho, el presidente norteamericano es un firme defensor del aire desenfadado desde que la diseñadora Donatella Versace le dedicase una de sus últimas colecciones y le regalase un consejo para la campaña electoral: "Yo eliminaría la corbata y usaría camisas con más vida", dijo la italiana.
Lo mismo sucede con la pajarita. Una prenda asociada más a las fiestas o recepciones ncturnas y al esmoquin, pero cuya presencia o ausencia en el estío depende también de cada cual. Sin ir más lejos, "el embajador Inocencio Arias la ha hecho un signo propio", recuerda Cuerdas.
Lo que ya no está bien visto bajo ninguna óptica es la camisa de manga corta con chaqueta de traje, por mucho que se impongan los grados. Ni por supuesto los pantalones cortos, sandalias o camisetas, ya que podrían dar la sensación de dejadez o de que no se da a una reunión la importancia que merece. "Pertenecen al ámbito íntimo, como por ejemplo para dar un paseo o tomar algo en el paseo marítimo, nunca al público", explica Correas.
Otro truco es jugar con los tejidos. Si para ellas una apertura por la que sacar una pierna en un vestido largo de noche supone un soplo de aire fresco, ellos deben permanecer más estoicos en el patrón y hacer pequeños cambios apenas apreciables, como elegir lino o algunos tipos de algodón fino.