Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Soraya: "Tengo mi novio estable, mi casa, mis gatitos…"

La cantante extremeña acaba de parir sus quinto álbum, 'Dreamer', y en su ajetreo promocional nos ha hecho un hueco para llevarnos a uno de sus lugares favoritos de Madrid y contarnos cómo le va la vida.
Estrenamos sección con la subcampeona de la cuarta edición de Operación Triunfo –y a efectos prácticos ganadora- . La cantante acaba de editar su quinto álbum de estudio, 'Dreamer' (Sony Music), íntegramente en inglés, con el que pretende que no paremos de bailar y sea su salto definitivo al mercado internacional.
¿Por qué has escogido la sala COOL de Madrid como tu lugar Divinity?
Porque cuando me propusisteis hacer esto quería que reflejara muy bien la etapa tan bonita que estoy viviendo. Tenía claro que quería que fuera una discoteca, ya que es donde gira mi trayectoria profesional y especialmente este último disco. Además esta sala tiene un puntito retro que me encanta, mucho glamour en su decoración y su público es muy fiel a mi música. Así que era perfecta.
Con tanta música de baile, ¿te quedan ganas para salir de fiesta a disfrutarla?
Si te digo la verdad, no muchas. Soy más de irme de cenitas, al cine o un rollo más tranquilo. Ya que trabajo muchísimo durante el día. Aunque cuando hay que salir, se sale (ríe). Pero yo prefiero hacer música para que la disfruten otros bailando y yo en los escenarios.
Ya tenemos tu quinto disco en la calle. Cinco ya. Se dice pronto, ¿no?
Se dice muy rápido pero cuesta de asimilar. Es que, aunque no lo parezca, ya llevo mucho recorrido. Son seis años de profesión y cinco trabajos, ya no considero que esté empezando en la música. Ahora ya lucho por la consolidación. Pero creo que tenemos esa sensación porque nunca he parado de trabajar, siempre he estado ahí durante estos años, por lo que parece que fue ayer.
¿Cuánto ha tardado en gestarse este último álbum?
Si te soy sincera, desde que salí de la academia. Esto es lo que siempre he querido hacer, y cada uno de mis discos ha sido un pasito más, una evolución, hasta llegar aquí. Creo que he encontrado mi propio sonido. Y es en la música dance donde me tengo que quedar.
Este tipo de música está triunfando en todo el mundo… ¿en España pasará igual?
Creo que sí. A España llega todo más tarde, pero no podemos dar la espalda a una realidad, y es que los djs y la música dance mueven muchísima gente. De todas formas quiero dejar claro que no hay tanto cambio con la música que yo he ido haciendo durante estos últimos años, sólo el idioma, y con una producción muy mejorada. Sigue siendo música muy comercial.
Todo el álbum es inglés… ¿es el momento de conquistar Europa?
Sí. Sin olvidarme de España, que es el mercado que más ansío. He sido número uno en Francia, pero quiero serlo en mi país también.
Este verano has estado como cantante residente en Amnesia (Ibiza), la meca de la música de baile. Habrá sido como una master class…
Totalmente. He conocido muchísima gente, muchos djs, managers, productores…. Y entendido mejor la importancia del tipo de música que hago. Además me enfrentaba a un público desconocido, muchos extranjeros, que no sabían quién era yo. Así que era un reto. Pero ha sido una experiencia inmejorable. Lo peor era mi horario -cantaba a las 4 de la mañana- (ríe).
Así que vienes dispuesta a coronarte como la reina de las discotecas de nuestro país…
Hombre, hay un hueco en el mercado ahí. Pero eso de la coronación, sólo lo puedo hacer el tiempo. Y si lo merezco.
Tu vida profesional está totalmente asentada, y parece que también tu vida personal…
Sí, es que al fin y al cabo, soy una chica muy común. Tengo mi novio estable, mi casa, mis gatitos… sólo que tengo una profesión por la que tengo que moverme muchísimo.
Siempre has tenido muy buena relación con la prensa del corazón…
Sí, porque nunca he escondido nada. Tengo mi novio y ya. No tiene ningún tipo de interés. Entonces cuando salgo en prensa, es por mi trabajo.
Tras seis años, ¿cómo valoras OT desde la distancia?
Igual que antes. Como una experiencia única. Que te abre muchísimas puertas, y te cierra otras, y al que yo estaré agradecida eternamente. Después tienes que luchar muchísimo para mantenerte. Pero, con ganas, no hay nada que uno no pueda.
¿Hay algún producto salido del programa que te guste especialmente?
Creo que nombres como Bisbal o Bustamante ya se han consolidado totalmente. Nena Daconte ha encontrado también su hueco genial. Manuel Carrasco es uno de los mejores compositores de nuestro país. Y las chicas de Venus están cubriendo un hueco que no hay en nuestro país y que pueden pegar mucho. Es decir, yo creo en la música, independientemente de dónde venga cada uno.
La experiencia de Eurovisión fue…
Buena. Quise ir y fui. Me quedo con lo bueno. Los países que visité y la gente que me conoció a raíz de eso. El resto no me importa. Yo trabajé como la que más y con eso me quedo.
Si tienes un día libre… ¿Dónde vas?
Posiblemente si tenga un día libre me quede en casa. Trabajo tanto que necesito también atender mi vida personal. Tengo pareja estable y una casa. Necesito estar en ella. Si ya tengo dos días –que no suele pasar-, me voy a tomar un helado con mis amigos.
Hazme un recorrido por tus tiendas favoritas…
Pues sobre todo por el barrio de Salamanca. Me gusta Chanel, Prada, Gucci… aunque también soy muy de comprar en tiendas low cost como H&M. O incluso pasear por las tiendas de segunda mano de Malasaña. Tienen muchísimo encanto.
Tu lugar favorito de la ciudad…
La Plaza de las Descalzas.
Un restaurante:
La Galette, un vegetariano buenísimo.
Una ciudad para perderte:
Estocolmo.
Con todo este ajetreo, ¿ya puedes mantener la calma en tu vida normal?
Sí, pero practico, además, yoga. Me ayuda a sentirme mejor.
¿Ni te planteas cogerte unas vacaciones?
Es que esto va con mi naturaleza. Si me dieran 7 días de vacaciones, al sexto ya estaría pidiendo trabajo. Mejor ser agradecida porque haya mucho…
¿Te consideras una luchadora nata?
Totalmente. Así me educaron. Soy muy sacrificada. Y sé que las cosas cuestan. Pero también que con mucha insistencia y ganas, se consiguen.