Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

William y Joan, los padres escritores de Shakira y Piqué

Con unas semanas de diferencia, los progenitores de los la pareja musico-futbolística más conocida del momento han publicado libro. ¿Qué tienen en común William Mebarak y Joan Piqué? ¿Seguirán los niños la senda literaria?
Uno periodista, otro abogado. Uno en la década de las ochenta primaveras, otro en la cincuentena. Poco podrían tener en común en principio estos dos hombres, nacidos en Nueva York y Barcelona, pero William Mebarak y Joan Piqué están irremediablemente unidos por el amor que Shakira y Gerard se profesan. Y ahora, también por la literatura. Además de que sus hijos nacieron el 2 de febrero (con diez años de diferencia), Mebarak y Piqué acaban de publicar libro rodeados de sus familias.
Si antes Shakira tenía las estanterías de casa dedicadas a acoger premios, ahora es el turno de hacer hueco a los libros. Hace unas semanas estuvo con su chico Gerard en el de su suegro, Jean Piqué, y estos días ha visitado Bogotá para apoyar a su padre, William Mebarak Chadid, en la presentación de ‘Al viento y al azar’ (Planeta), cuyo prólogo llevaba su firma.
Se trata del quinto libro de su padre, periodista nacido en Nueva York en 1931, y se prevé que en enero pueda comprarse en España. Es una mezcla de anécdotas personales de su época de estudiante, poemas y reflexiones, algunas de ellas ya publicadas como columnas en los periódicos donde Mebarak ha colaborado. También fue locutor y trabajó en la redacción del noticiario Sonrisal.
Uno de los primeros recuerdos de su infancia, tal y como Shakira confesó, es haber visto a su padre encaramado a una máquina de escribir. De ella salieron las otras obras de su padre ('Mamboletras' en 1954, 'Si yo fuera presidente' y 'El caso del hombre de las gafas oscuras'), rubricados bajo su seudónimo, 'Karabem', su apellido al revés. Tanto le gustaba aquella imagen que intentó imitarla y hasta pidió una por navidades. 
"Shakira a la edad de año y medio conocía todas las letras del abecedario", recordó el autor con orgullo. También contó que, aunque la niña acabó dedicándose a la música, antes aporreó con talento también las teclas de algo que no era el piano, creando cuentos y encendidas cartas, que luego mandó a líderes políticos mundiales como Yasser Arafat.
Shakira no descarta volver a las andadas en cualquier momento, siempre y cuando su agenda le dé un respiro: "Si él a los 80 añitos ha decidido escribir un libro, creo que me quedan unos años por delante para tal vez algún día lanzarme a poner mis ideas sobre el papel. Vamos a ver qué pasa, tengo que tener tiempo para hacerlo", explicó la cantante.
Diferente es el caso de Joan Piqué. Este abogado, casado con Monserrat, una directora de hospital catalán, tenía en su amor por la literatura su asignatura pendiente, de modo que se decidió a poner por escrito la historia que llevaba años rondándole la mente.
La aventura dio origen a las 286 páginas de 'Dos Vidas' (Temas de Hoy), cuyo argumento tiene a un ingeniero catalán como protagonista, quien sufre junto a su familia un accidente en los Estados Unidos que dará un vuelco a su vida. La novela retrata el lado oscuro de las altas esferas, donde nada es lo que parece.
A diferencia de lo que en un principio se prevé con el libro del padre de Shakira, el de Joan está ya encaramado en la lista de los más vendidos en catalán y parece que es uno de los favoritos de la gente de cara a la campaña navideña.
La presentación en la ciudad Condal desbordó aforo, en parte por la presencia de Gerard, Shakira y dos de los mejores amigos de su hijo desde enano, Cesc Fàbregas y Carles Puyol. Una emotiva tarde en la que hubo palabras para todo el mundo: "A Shakira, que es una más (de la familia), espectacular, única. Casi te queremos tanto como te quiere Gerard", soltó el suegro. Ahora falta saber si las obras de ambos cruzarán el Atlántico dedicadas.