Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cinco cosas que hay que agradecer a Gemma Mengual

Se ha ido la mejor en lo suyo. Ahí va nuestro homenaje a su personalidad: Gemma tiene debilidad por el sushi, se excede de vez en cuando con una copita de vino, es fan de George Michael.
Gemma Mengual Civil (1977) mide 173 centímetros, tiene debilidad por el sushi, se excede de vez en cuando con una copita de vino, es fan de George Michael y se ha convertido a base de esfuerzo y talento en la deportista española más laureada de la historia. Ha roto todas las barreras. Por eso ha explicado, en la rueda de prensa, los mtivos de su retirada en términos absoutos: "Lo dejo porque tengo la sensación de que ya he dado todo lo que podía a este deporte". Además, ahora toca ser mamá. Ante los periodistas compareció con su hijo, que ha gritado ¡mamá, mamá! cuando ha visto imágenes de Gemma en una pantalla.
La nadadora catalana, rostro mediático de la sincronizada, deja así por sorpresa su pasión antes de las Olimpiadas de Londres, la que iba a ser la última gran cita de su carrera. Desde Divinity queremos bailarle el agua por una vez a ella. ¡Gracias!

Por el mejor palmarés ‘ever’

26 de sus 34 años los ha pasado en el agua o sobre un pódium. Sus credenciales suelen llevar superlativos cerca. Por ejemplo: Mengual es la deportista española más laureada de la historia. O si no: Mengual es la mejor nadadora de sincro del mundo, la única que ha conseguido cuatro medallas de oro en unos campeonatos del mundo o europeos. Y también: Mengual tiene 46 medallas entre Juegos Olímpicos (plata en Pekín), Mundiales, World Trophy, Europeos y Copa de Europa.

Por traer glamour y simpatía a un deporte minoritario

Poco se hablaba de la sincronizada antes del fenómeno Mengual. La 'sirena sexy', uno de sus apodos en las portadas, asumió con simpatía y humildad el papel de líder mediático de todo un universo femenino, que gracias a ella y el talento de las chicas encandiló a los millones de teleespectadores a base de cabriolas imposibles sobre y bajo el agua. “Asumo que soy la mediática, pero tanto mis compañeras como yo sabemos que el éxito es de todas”, ha recalcado ella siempre que ha podido. La repercusión también se tradujo en patrocinadores, algo esencial para poder llevar a cabo su trabajo.

Por compaginar ser madre con el deporte de élite

“Estoy muy feliz, ser madre es lo mejor que me ha pasado”, dijo Gemma al presentar en noviembre de 2010 a su hijo Nil. Su pareja es el empresario Enric Martín. Mengual estuvo en la piscina hasta poco antes de dar a luz. “Estuve hasta el sábado y paré de golpe, supongo que el cuerpo me avisaba y el lunes no me apetecía nadar y el miércoles de madrugada rompí aguas”. Habrá que esperar para conocer los tiempos del enano, aunque seguro que ya ha hecho sus pinitos en el cloro.

Por arrimar el hombro en tiempos de crisis

En 2008 y 2009, el mítico anuncio de la marca de cava fue para Gema y su equipo. Tonos dorados y muchas gotas-burbujas en una coreografía inolvidable, llena de elegancia y magia. La marca usó el gancho de la nadadora dos años consecutivos ante los problemas económicos que atravesaban. Eso sí, cambió el brindis final. Les siguieron Shakira y la bailadora Sara Baras.

Por decir frases de buena gente como:

-“En el cole me llamaban la ‘nadadora flacucha’”, quitando importancia de refilón al galardón de mejor deportista del 2007.
-"Ahora que lo pienso, esto me parece una hazaña". Mundiales de Melbourne, Australia, tras ganar seis medallas y convertirse en la deportista española más laureada.
-Sobre sus sueños: “Si no me hubiese dedicado a la sincro, seguramente sería publicista o diseñadora. Valoro mucho a las personas que son capaces de inventar”.
-Comentando una de sus últimas citas: “Me he sentido experimentada y eso mola. Cuando vas por la piscina y ves que otras nadadoras quieren saludarte y que te admiran porque te consideran un referente dentro del mundillo, te hace sentir muy orgullosa”.

Extra: Por su 'curva praxiteliana'

Entrenar unas ocho horas diarias trae medallas... y perfila el cuerpo. Pocas mujeres pueden presumir de una 'curva de Praxíteles' (ese detalle a los lados del ombligo, la contibución del escultor griego al mundo del fitness) tan sexy, que puede lucirse tanto en las piscinas como en las playas de Ibiza. Enhorabuena de parte de todo aquel que ha hecho alguna vez series de abdominales y oblícuos.