Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El estirón de la novia de Fonsi Nieto

Hay una modelo en Cibeles, que mientras la edición anterior pasó totalmente desapercibida, ahora acapara todas las miradas. No importa si te la cruzas en el backstage o si sale a la pasarela, siempre provoca susurros indiscretos y miradas curiosas. Se trata de Alba Carrillo, la última conquista del piloto Fonsi Nieto.
Hay una modelo en Cibeles, que mientras la edición anterior pasó totalmente desapercibida, ahora acapara todas las miradas. No importa si te la cruzas en el backstage o si sale a la pasarela, siempre provoca susurros indiscretos y miradas curiosas. Se trata de Alba Carrillo, la última conquista del piloto Fonsi Nieto (que no es por nada, pero este chico parece que elige a todas sus novias cortadas por el mismo patrón: rubias, muy sexies y con unas medidas de infarto. Y si no a las pruebas me remito, recordemos su currículum amoroso: Elsa Pataky, Ariadne Artiles, Carmen Jordá (esta es la única que se sale un poco de la media)... y ahora Alba Carrillo.
Pero, ¿a que su cara os resulta conocida? Sí, tenéis toda la razón, y no es debido a su sólida experiencia como modelo, si no a que la madrileña se hizo conocida tras su paso por el televisivo concurso «Super Modelo». A partir de ahí, comenzó su tímida carrera como maniquí, desfilando en Cibeles y haciendo algunos catálogos para  novias. Nada que destacar, todo bastante mediocre. Hasta este año. Ahora el índice de popularidad de la rubia se ha disparado, y su caché se cotiza al alza. Pero ella no quiere ni oir hablar de oportunismos. «Me dan igual los comentarios porque yo ya estaba trabajando antes de que llegara Fonsi, y pienso seguir haciéndolo esté quien esté. En España hay algo que es malísimo y es la envidia», asegura. Aunque a mí sus vehementes argumentos tengo que decir que no me acaban de convencer y creo que esta relación va a hacer mucho por su profesión. ¿Tú qué piensas? Eso sí, una cosa está clara: Fonsi las prefiere rubias.