Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las revistas crean inquietud a Eva González mostrando a Cayetano con un 'bombón'

El mundo está lleno de groupies y para ser novia de una estrella del toreo hay que tener una autoestima a prueba de bomba e inmunidad eterna contra los celos. Y si no, lee...
El mundo está lleno de groupies y para ser novia de una estrella del toreo hay que tener una autoestima a prueba de bomba e inmunidad eterna contra los celos. Tu estás tan tranquila en tu casa porque eres una mujer inteligente no posesiva y encima estás impresionantemente buena y eres simpática y todo lo demás. Hombre, estás un poquito débil porque te acaban de operar de unos nódulos en la garganta. Tu novio que está tan o más impresionantemente buenísimo que tú, es torero y le toca la gira americana y resulta que la ciudad en la que está es Colombia, un país famoso por la belleza de sus mujeres.
Tú estás encantada porque esa misma mañana te ha llamado y ha estado muy cariñoso y así todos los días. Pero un día abres el Qué me Dices y ellos, que buscan la noticia, te lanzan dos titulares. Bueno, primero avisan en la portada con esta frase digamos inquietante para una novia enamorada: “Cayetano, a pecho descubierto y tomando copas con otra”. Abres la revista y observas que muy muy cierto no es porque mezclan conceptos. Por una parte, se le ve solo tomando el sol, lógicamente, sin camiseta. Luego sí, es cierto, bajo el título algo capcioso de: “Y por la noche, de copas con un bombón”. Obsérvese el detalle “bombón” que no es lo mismo que decir que estaba de copas con una chica, sin más. Para más inri, en el interior explicar que el bombonazo presumía de escote.
Afortunadamente hay fotos del momento copa porque si Eva se hubiera quedado sólo con los titulares  y el texto se hubiera subido ligeramente por la paredes. En las imágenes se ve claramente que el bombón escotado, por su lenguaje corporal intenta un acercamiento al muchacho. Le toquetea el pecho, acerca su mano a la del torero a ver si el muchacho acepta el reto. Cayetano sonríe amable pero no cambia de postura. Junta sus manos en una actitud casi mística, como un monje budista. Desde aquí debemos decir a Eva que no debe preocuparse. Si Cayetano mantiene esa postura meditativa ente ese escotazo puede resultar cualquier embite.