Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nos intriga por qué Genoveva fue a la entrega del Nobel

El 'Hola' lo tenía claro desde el principio. Genoveva, la ex de Cayetano Martínez de Irujo, acompañaría a los Vargas Llosa en la recogida del Premio Nobel. Finalmente la noticia se produjo, pero ¿por qué lo sabían de antemano?
La gran ventaja de que un día de fiesta caiga en miércoles no es que nos ayude a pasar mejor la semana, sino que conocemos con antelación los misterios insondables que nos trae el '¡Hola!' Ésta es una de esas semanas maravillosas. Y además no podemos quejarnos porque trae algunos reportajes de esos que tanto atraen a los humanos. Por ejemplo la portada en la que Francisco Rivera nos muestra la intimidad de su casa o en el que Genoveva Casanova hace un publirreportaje posando en Chiapas.
Podríamos hablar de esos dos asuntos, pero no vamos a hacerlo. Podríamos decir que en la entrevista que Julián Contreras le hace a Francisco denotamos un podría decirse que apego a las tradiciones más clásicas (por no decir que es un carca) que tira de espaldas. El comentario en el que dice algo así como "yo siempre vi a Patricia como la mujer del maestro" que debe ser parecido a mirarla no ya como a una hermana, sino como a una abuela y el "aún no he pedido la nulidad pero lo haré porque si me enamoro querré casarme" o parecido, nos hacen pensar en otra época, en la que la gente no concebía un matrimonio que no fuera por la Iglesia y en las reuniones sociales los hombres no hablaban con las mujeres casadas. La primera declaración, además choca con lo que dice después. Afirma que ahora, desde de que se ha separado, ha intimado más con la ex de Espartaco… es decir, que la mira con otros ojos… yo no digo más.
Respecto al reportaje de Genoveva Casanova posando bajo cascadas que no mojan, con los brazos abiertos y sobre un caballo en el que más que estar recta parece que padece una grave escoliosis, no diremos más  porque lo que realmente nos llama la atención de esta semana del '¡Hola!' es una pequeña noticia sobre Genoveva también, que lleva el subtítulo: "Todo apunta a que podrá estar en la entrega del Nobel de Literatura a Vargas Llosa, a pesar del percance que sufrió hace unos días" (hecho que finalmente ocurrió). Esta frase, si uno no está en antecedentes, la verdad es que intriga. ¿Por qué damos por sentado que Genoveva tiene que ir a la entrega del Nobel? ¿Ignorábamos que trabajaba en el equipo del Premio de Estocolmo y que además de posar en Chiapas, forma parte del comité de la Fundación? ¿Quizá irá a cubrir el acto para algún medio, por ejemplo el '¡Hola!'? ¿Le han concedido a ella otro premio? ¿Se habrá casado con Mario Vargas Llosa y no nos hemos enterado? Desde luego en el texto no explican nada, simplemente dicen que se torció un tobillo mientras hacía el reportaje en Chiapas, con lo cual la gente (perdonen la expresión coloquial) flipa. El asunto debe ser que se la relaciona sentimentalmente con el hijo del Nobel pero, si no lo explican, a ver cómo vamos a enterarnos.