Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lo que se pierde el mundo rechazando la candidatura ibérica

La península se queda sin su Mundial, pero el resto del mundo se queda sin otras interesantes estampas. ¿O tienen en las gradas de los estadios rusos un público tan Vip como el nuestro? ¿Y los futbolistas? ¿Son de tanto nivel?
Es una pena. Rusia ha vencido a la candidatura ibérica, de España y Portugal, y será la sede del Mundial de Fútbol 2018. La península se queda sin su Mundial, pero el resto del mundo se queda sin otras interesantes estampas. ¿O tienen en Rusia una grada de Vips tan buena como España? ¿Serán capaces ellos de concentrar en las gradas de los estadios famosos de la política, música y deporte? ¿Y en cuestión de representantes futboleros? ¿Lograrán en estos sietes años un capitán a la altura de nuestro Iker o del portugués Cristiano? ¿Y novias como Malena Costa o su propia Irina? Desde luego con España y Portugal al frente,  el fútbol, pero sobre todo, la celebrity-diversión estaba garantizada. Repasamos todo lo que se pierde el mundo con este nombramiento.
Casillas y Cristiano Ronaldo son los actuales capitanes de España y Portugal, pata negra donde las haya, pero ¿dónde estarán en 2018? Con 37 y 33 años, respectivamente, bien podrían continuar siendo las cabezas visibles de sus equipos, pero también puede que no. De no ser así, el relevo está asegurado. Si echamos un vistazo a la cantera de los españoles podemos hacer una quiniela sobre quién podría llevar el brazalete de capitán de la Roja en 2018 dejando nuestro pabellón bien alto.
El fútbol español puede presumir de sus categorías inferiores. Y muchos de esos chavales ya son, a pesar de su corta edad, unas celebrities en potencia. Ahí está Canales, que con 19 años ya se ha convertido en un protagonista dentro y fuera del campo. Lo mismo ocurre con el barcelonista Bojan. Tendrá 28 años en 2018 y ya se vistió la camiseta de la categoría absoluta a los 18. Otro de los jovenzuelos que pueblan la Liga española es el portero del Atlético de Madrid, David De Gea. ¿Qué tienen los rusos para competir con todo esto?
Con todos nuestros respetos, el actual capitán de la selección rusa, Sergei Semak, dista bastante del producto ibérico (sólo hay que ver esta foto para comprobarlo). Claro que él nació en 1976 y lo más seguro es que en 2018 ya no esté al frente del equipo. De momento, Arshavin es quien ha ido a Zúrich pero tampoco da la talla. Claro que él en sí es bastante celebrity: diseña su propia ropa y en su web responde toda clases de preguntas a sus fans. Le da igual hablar de pesca, astrología o de Rasputin.
Espectadores super VIP en las gradas
Vale, en Rusia, tienen asegurada la presencia de dos VIP de las buenas. Irina Shayk, la novia de Cristiano, y Anna Kournikova no podrían faltar al evento, pero eso es básicamente todo lo que se cuece en cuestión de celebrities. Aquí tendríamos una pasarela de lujo. Sólo hay que ver el palco de Bernabéu para hacerse a la idea quién podría estar en los estadios ibéricos. Amaia Salamanca, José Coronado, Rafa Nadal o Fernando Verdasco son algunos de los que han pasado por allí. ¡Hasta el mismísimo Tom Cruise lo ha hecho!
Los rostros conocidos también son habituales en otros estadios. Gonzalo Miró es de los que va al Vicente Calderón, por no hablar de la visita de Rania de Jordania al Nou Camp. Fuera del fútbol tampoco es difícil ver a personajes conocidos en el Open de Tenis de Madrid (¡mira todos los que estuvieron en la última edición!) e incluso en el baloncesto. En el partido de España contra EEUU de agosto estuvieron Amaia Montero, Miguel Ríos, Luján Argüelles e... ¡Irina! A la modelo rusa la tendríamos asegurada con eso de que su novio es portugués.

Himnos y otras cosas ruidosas

Llegando al tema de la música, el himno ruso tampoco es mucho mejor que el español, pero ahí jugamos con la ventaja de la presencia portuguesa. Y es que, admitámoslo, el himno nacional portugués mola mucho. Otro asunto sería el tema musical del Mundial. Después del 'Waka Waka' de Shakira habría que currárselo mucho para estar a la altura, aunque a España eso no se le da mal. Que levante la mano el que no se emocione escuchando a Freddy Mercury y  Montserrat Caballé en los Juegos Olímpicos de Barcelona. O, mejor aún, a Los Manolos diciendo que serán 'Amigos para siempre' y poniendo el puntito folclórico español. Porque, eso sí, la canción del Mundial tiene que tener algo de autóctono y por eso Shakira se vistió de leopardo. De momento ya habíamos demostrado con 'María la Portugesa' que somos capaces de fusionar el estilo español y luso sin problema.

Clima mediterráneo y comida

Vale que el Kremlin será más impresionante que la Moncloa y que la Plaza Roja será más impresionante que la Praça do Comercio de Lisboa, pero...  ¿a quién le importa eso si tiene una cerveza en la mano y una tapita sobre la mesa? Que pregunten a los futboleros si prefieren ir a ver a su Selección Nacional  en la estepa rusa o disfrutando de la dieta Mediterránea en las playas del Algarve portugués o en las terracitas españolas. ¡Eh!

Mascotas

Podrán gustar más o menos pero seguro que no dejan a nadie indiferente. Cada vez que España ha tenido que mostrar una mascota al mundo, se ha cubierto de gloria. Que organizamos el Mundial de fútbol del 82, pues hacemos un híbrido entre algo muy español como las naranjas y algo muy obvio como un balón de fútbol. Así nació Naranjito. Menos obvia era la conexión entre Curro- de verdad era un pájaro -  y la Expo del 92 o el perro Cobi y los Juegos Olímpicos aunque, eso sí, eran más originales que los cinco muñecos que abanderaron los Juegos Olímpicos de Pekín. Claro que Misha, la mascota de Moscú 1980, tampcoo estuvo mal. ¡A ver lo que hacen ahora!