Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El nuevo portfolio del Rey Don Juan Carlos I

Un florido ramillete de propuestas han estado flotando por las redes sociales. Ahora que el patriarca de los Borbones se ha quitado las gafas de sol, repasamos el nuevo álbum que ha quedado para la posteridad.
Aunque ya se ha quitado las gafas de sol y vuelve a lucir una mirada sin marcas, su accidente y los cristales oscuros siguen dando de qué hablar. Han sido objeto de bromas, montajes y comentarios jocosos que, al libre albedrío, han copado las redes sociales, para placer de los usuarios. Una colección que bien podrían completarle un nuevo álbum de fotos, o un portfolio de diseño.
Navegando por la red, la oferta es muy amplia. Encontramos las nuevas monedas de euro, acuñadas con la nueva imagen del Rey, con sus Rayban. Otros le han propuesto todo un variado expositor de gafas para que no pase desapercibido y se suba al carro de la originalidad más absoluta, incluso le proponen el modelo de la mismísima Karmele Marchante.
El primer día, homenajeando a Brad Pitt y Edward Norton en el ‘Fight Club’, contaba el chascarrillo que cuando al Borbón se le preguntó sobre sus heridas éste contesto que “La primera norma del Club de la Lucha es que no se habla del Club de la Lucha”.
Algunos prefirieron imaginarse cómo sería este año el discurso de Nochebuena, de no haberse recuperado de sus golpes y continuar con gafas de sol.
Pero uno de los que, sin duda, más éxito ha tenido ha sido aquel en el que aparece Don Juan Carlos I jugando al póker y pensando si se marca un 'all in' (nosotros, que le hemos visto las cartas, le aconsejamos que mejor no se la juegue).
Un florido ramillete de propuestas que han hecho las delicias de los más socarrones, pero que tendrán que buscarse otra excusa para buscarle tres pies al gato porque, señores, el Rey ya luce mirada descubierta.